Posts Tagged ‘críticos’

DEBEMOS RETOMAR LA INICIATIVA Y PONERNOS A LA CABEZA DE LA MOVILIZACIÓN SOCIAL

febrero 4, 2014

La larga lucha llevada a cabo en Madrid en defensa de la sanidad pública, contra la privatización de la gestión de los hospitales y centro de salud, aún siendo conscientes de que han jugado muchos factores e intereses, la principal enseñanza que nos deja este conflicto es que una movilización organizada, transversal, plural y, sobre todo, sostenida en el tiempo puede ser muy eficaz que termina obteniendo resultados positivos.

Es precisamente ese criterio, el de la movilización sostenida en el tiempo, el que reclamamos del sindicato ante el cúmulo de agresiones que, como trabajadores y trabajadoras, estamos padeciendo.

Un breve repaso nos lleva a concluir que no hay derecho que no se haya visto afectado por los recortes y retrocesos impuestos por el Gobierno.

Los derechos sociales y las políticas de protección social han sido recortados duramente por las nuevas reformas establecidas en pensiones (factor de sostenibilidad y pérdida del IPC como referencia de revisión), o en los nuevos reajustes realizados sobre la protección por desempleo (reducción del grado y porcentaje en la cobertura de prestaciones). Igualmente, las políticas sociales recogidas en los Presupuestos Generales de este año, mantienen los reajustes efectuados en dependencia, políticas sociales etc.

Proyecto de Ley de Mutuas: El Dictamen del CES podemos entender que es un éxito porque cuestiona los elementos esenciales del anteproyecto de ley, pero no garantiza que el gobierno lo modifique. Es necesario que, además de lo recogido en el informe, seamos conscientes de la transcendencia de los temas que se configuran con el modelo de mutuas y consigamos cambiar los aspectos más negativos.

En los derechos laborales también se han producido nuevos retoques a la reforma laboral y nos anuncian seguir profundizando en la misma . La flexibilización absoluta del contrato a tiempo parcial o la congelación del Salario Mínimo Interprofesional, son pruebas de la voracidad sin límites de un gobierno que defiende a una clase empresarial sin importarle el deterioro social que pueda producir.

Nuevos retrocesos se ponen en marcha también sobre los derechos ciudadanos. Estos aparecen recogidos en un amplio abanico que va desde la reforma de las administraciones locales, con pérdida de empleo y servicios, hasta la presentación y/o aprobación de proyectos de ley como los de seguridad ciudadana, reforma del Código Penal, que tratan de contener –a base del retroceso de derechos‐ la respuesta social que las políticas del gobierno encuentran en la calle.

Ley del Aborto: Es una Ley que arrebata a la mujer el derecho a ser libre, todavía más restrictiva que la de 1985, que es una ofensa para la mujer porque la priva de sus derechos a una maternidad libre y consciente convirtiéndola en un ciudadano de segunda clase.

Las políticas públicas básicas, donde incluimos la educación (Ley Wert) o el mantenimiento de la congelación del empleo público, que provoca a diario el deterioro de servicios públicos tan importantes como la enseñanza, la sanidad, la dependencia, son también objetivo de los ajustes, recortes y reformas del gobierno.

Todo ello ocurre en un contexto con casi 6 millones de personas desempleadas, con un sistema de protección que fracasa estrepitosamente, abandonando a la pobreza absoluta a millones de trabajadores y trabajadoras y sin un horizonte cercano de solución, por mucho que nos quieran vender que ya estamos en la recuperación; con un país a la cabeza de la desigualdad y la exclusión social que sigue incrementándose (del 31,3 del año 2007, al 34% del año 2011), ampliando la distancia con la media de la UE‐15. La pobreza infantil aumenta en 267.684 personas en solo un año y uno de cada tres menores vive en España en riesgo de pobreza. El reparto de la riqueza nacional indica que hoy los pobres son más pobres y los ricos son más ricos. La crisis, afrontada desde una óptica errónea con la política de austeridad, ha profundizado la desigualdad, golpeando a los más débiles.

En estos meses no hemos dado a estas agresiones la respuesta que merecían, es urgente y necesario reaccionar desde CCOO. Hechos como los conflictos vecinales de Gamonal, o los sociales y laborales de la sanidad o limpieza de Madrid demuestran que los recortes, reajustes

y reformas pueden ser “derrotados” y que las movilizaciones dan sus frutos. Es más necesario que nunca confluir e influir en nuestro espacio natural (empresa y negociación colectiva) y con

la sociedad en su conjunto ante el deterioro social (riesgo pobreza, exclusión social, desahucios, pensiones, etc.) incluida la confluencia en las marchas por la Dignidad.

A pesar de que el informe al último Consejo Confederal señala la necesaria cohesión interna en órganos y estructuras más pegadas a la empresa para poder ser más fuertes, las sanciones en la Federación de Servicios a la Ciudadanía en sectores como el de Administración del Estado, o los expedientes para la expulsión de activos del sindicato que no han hecho otra cosa que defender honradamente los derechos de todos y de todas nos aleja de la afiliación. Fortalecer

el sentimiento de pertenencia al sindicato no se consigue así, acallando voces. CCOO tiene su identidad en la expresión democrática de las diferencias.

Por todo ello, para el Sector Crítico, el último Consejo Confederal del 28 de enero, no ha satisfecho las expectativas que se habían creado de dar una respuesta más contundente desde

CCOO ante el cúmulo de ataques que estamos sufriendo.

Hemos de retomar la iniciativa y ponernos a la cabeza de la movilización social, creando en la ciudadanía la esperanza real de que la movilización sostenida, unitaria, bien organizada y confluyente con los movimientos sociales, contra las políticas del PP, puede cambiar la situación. En este contexto, CCOO tenemos una gran responsabilidad y un papel fundamental que jugar.

Enero 2014

Anuncios

EL ATAQUE A LAS PENSIONES DEL PP EXIGE UNA RESPUESTA SINDICAL Y SOCIAL CONTUNDENTE

noviembre 6, 2013

El Gobierno del PP ha aprobado en el Parlamento, con su mayoría absoluta, el proyecto de reforma de las pensiones, despreciando las enmiendas a la totalidad de la mayoría de los grupos políticos, así como el Dictamen del Consejo Económico y Social.

Como hemos denunciado reiteradamente desde el Sector Crítico de CCOO, la tan manoseada “sostenibilidad de las pensiones” es un problema político y no económico, que en la actual situación de crisis está sirviendo de excusa para deteriorar las pensiones presentes y futuras. Con argumentaciones falsas, avaladas por informes supuestamente “técnicos”, y sin una participación efectiva de la sociedad, se pretende, una vez más, rebajar las pensiones y con ello el nivel de vida, presente y futuro, de millones de personas y sólo para satisfacer a los grandes grupos financieros de presión provocando una verdadera involución en el modelo de protección social y traicionando los intereses de la mayoría de la población.

Esta nueva agresión se produce en el marco de los sucesivos recortes de derechos de los y las trabajadoras, reforma laboral, negociación colectiva así como el desmantelamiento del estado social: sanidad, educación, protección al desempleo, dependencia, administración local, etc.

Ante esta gravísima situación, el Sector Crítico manifiesta:

a) Es absolutamente intolerable esta nueva agresión y nos opondremos a cualquier recorte de pensiones que se quiera imponer y/o negociar. El sistema de Seguridad Social no está en peligro y debemos decirlo alto y claro al conjunto de la sociedad.

b) El Gobierno debe retirar la totalidad de la reforma propuesta. Igualmente La Ley 27/2011 contiene elementos que deben revertirse, desde el momento en que se ha demostrado que no sirven para blindar el sistema sino empobrecerlo.

c) En la actual coyuntura no es posible el diálogo social en este tema. La cerrazón del Gobierno a retirar su propuesta imposibilita cualquier negociación y debemos evitar falsos diálogos que no provocan más que confusión, desmovilización y, en último término, el deterioro de la imagen de CCOO.

d) El compromiso de la C.S. de CCOO con la defensa del sistema de pensiones debe ser total y absoluto.

La contestación a la actuación del Gobierno dirigida a recortar derechos, que actualmente se protegen en el sistema de Seguridad Social, debe ser contundentemente contestada por el sindicato con las movilizaciones que sean necesarias, más allá de la convocada con otros colectivos para el próximo 23 de noviembre, incluida la Huelga General. CCOO debe contribuir a articular una respuesta continuada y sostenida para, en confluencia con otras fuerzas sociales, exigir la reposición de derechos del sistema público de pensiones.

e) Seguimos proponiendo que, dado que las pensiones son algo fundamental para el presente y futuro de millones de personas, el sindicato, junto con otras fuerzas sociales, debe organizar un verdadero debate técnico y político, abierto a la ciudadanía, donde se elabore un auténtico plan con alternativas, conocidas y respaldadas por el conjunto social, incluso a través de un referéndum.

El sistemático ataque al que nos están sometiendo, a los sindicatos de clase, por parte de la derecha política y económica nos obliga a redoblar los esfuerzos para recuperar la confianza y el prestigio ante la población trabajadora y la sociedad en su conjunto, operando los cambios necesarios para conseguir un sindicato más participativo, democrático y vinculado a la realidad social y así ser más útiles cada día a la clase obrera en la defensa de sus derechos.

NOVIEMBRE, 2013

Madrid 2020 y la posición del sector crítico de CCOO

septiembre 12, 2013

El fracaso de Madrid 2020 ha sido la mejor noticia de los últimos años. Es el fracaso del modelo de desarrollo basado en el ladrillo y en la corrupción al servicio de los banqueros y especuladores que nos han llevado a crisis actual. Pero también es el fracaso del PP, desde Rajoy hasta Botella ( y de sus proveedores de sobres) , de la Monarquía , legitimadora de la política antisocial que vivimos, del bipartidismo y de  los mariachis habituales.

El Sector Crítico de CCOO de Madrid presentó una resolución al X Congreso de CCOO proponiendo la retirada de la candidatura y obtuvo 78 votos a favor y 150 en contra. Sería bueno que lo difundiéramos y los sólidos argumentos en los que nos basábamos. Ahí va la resolución presentada:

NO   A   LAS   OLIMPIADAS  EN   MADRID

Por tercera vez consecutiva Madrid se presenta como candidata a los Juegos Olímpicos, lo que implica una inversión desbocada en una ciudad endeuda en extremo ( la más endeudada de Europa).La experiencia de Juegos anteriores demuestra que los presupuestos iniciales se disparan. En los últimos (Londres 2012 ) se gastaron más de 15.000 millones de euros, según el Paramento británico, siete veces más de los presupuestado , y en Atenas se pasó de 1.300 millones presupuestados a más de  12.000. En Madrid tenemos la Caja Mágica que, tras costar, 294 millones ,más del doble de lo previsto, y permanecer sin apenas uso durante años, ha terminado utilizándose como garaje por un equipo de Fórmula1.

Los costes de los Juegos no se compensan con las ganancias si atendemos a los recientes datos de Londres. Sólo 100.000 turistas acudieron la primera semana, tres veces menos de lo esperado. Y lo mismo ocurrió con la facturación de los comercios  que bajó entre un 10% y un 30%.

Frente a quienes justifican los Juegos por la creación de empleo es necesario dejar claro que reivindicamos empleos estables y de calidad, no precarios como los que crean los Juegos, y que aplicando la inversión olímpica a servicios que cubran necesidades sociales como sanidad, enseñanza o dependencia se crearían muchos más empleos y mejores.

No creemos que España pueda salir de la crisis bombeando dinero en la construcción de grandes infraestructuras  para espectáculos deportivos caros de mantener y de dudosa utilidad  una vez pasado los Juegos Olímpicos. Por ello, el X Congreso de la C.S. de  CCOO propone que Madrid, siga el ejemplo de Roma, y  retire su candidatura.

Madrid a 21 de Febrero del 2013

Comité de expertos, pensiones y nuestra posición

julio 6, 2013

La publicación del Informe del comité de expertos sobre el Factor de Sostenibilidad del sistema Público de Pensiones ha generado alarma entre la población en general y en nuestra afiliación en particular, fruto de la posición del representante de CCOO en dicha comisión, por los argumentos que proporciona al Gobierno del Partido Popular para seguir erosionando las pensiones, los incomprensibles errores de nuestra organización sindical en todo lo relativo a este informe y la debilidad de la explicación posterior de la dirección confederal de nuestro sindicato. Ello nos obliga, a quienes conformamos el sector crítico de Comisiones Obreras a intentar profundizar y analizar la situación actual y la posición a adoptar ante un tema tan vital, como es el de las pensiones públicas.
El objeto de este documento no es un análisis exhaustivo del Informe, sino situarnos ante los acontecimientos presentes y futuros.
Se han cumplido las peores previsiones que ya indicábamos en nuestro documento de Junio “EL SECTOR CRÍTICO ANTE LA SITUACIÓN ACTUAL”, donde se informaba de que gobierno de Rajoy había nombrado a un grupo de expertos, la mayoría afines a la gran banca o a las compañías de seguros, con presencia de CCOO y UGT, para hacer un primer diseño de otra nueva reforma del sistema de pensiones. Y avisábamos que “Previsiblemente, dicha reforma se centrará en definir el llamado ‘factor de sostenibilidad’, que supondrá endurecer los periodos de cálculo y nuevo recorte de las pensiones actuales y futuras”
El gobierno del PP ha aprovechado, en su lógica de recortes y desmantelamiento del sistema de prestaciones sociales, la introducción de un llamado factor de sostenibilidad en la reforma pactada por CCOO y UGT, con la patronal y el gobierno de Zapatero en 2011.
Dicha reforma, que aún no ha desplegado todos sus efectos, ya incluía, desde nuestro punto de vista, elementos lesivos para los trabajadores y trabajadoras. Establecía grandes recortes en las pensiones –por eso el Sector Crítico rechazó la misma supuestamente para garantizar su futuro y blindarlo de presiones futuras. Es evidente que aquellos esfuerzos han sido amortizados en pocos meses.
La elevación de la edad de jubilación hasta los 67 años, el incremento del periodo de cotización exigido para jubilarse con el 100% de la base reguladora y el incremento del periodo de cálculo no han servido para mantener las pensiones al margen de las políticas de austeridad.
Ahora el gobierno utiliza la situación de déficit de la Seguridad Social, motivado por la importante caída de las cotizaciones (incremento del desempleo y devaluación de los salarios) como excusa para promover una reforma estructural y anticipar la aplicación del factor de sostenibilidad.
Las propuestas que se incorporan a través del falso factor de sostenibilidad no dejan lugar a la duda: se introducen fórmulas que devalúan la pensión sobre la base de la mejora de la expectativa de vida, se establecen mecanismos de ajuste en función de la evolución de los ingresos y del número de pensionistas con la misma orientación de rebajar la pensión que corresponde a cada persona, se desvincula la actualización de
las pensiones de la evolución de los salarios o del IPC y todo ello se hace con oportunismo y con crueldad, en un momento en el que se considera que la sociedad está dispuesta a transigir ante el sufrimiento que lleva acumulado y la amenaza de un futuro incierto.
Además de los factores económicos, motivados por la reducción coyuntural de de los ingresos y una supuesta regla de equilibrio necesario entre ingresos y gastos, se argumenta la necesidad de los recortes por las proyecciones demográficas, por el incremento de la esperanza de vida de manera más específica. Conviene recordar que la esperanza de vida es un indicador demográfico que encierra importantes diferencias
sociales y precisamente las personas con menos recursos económicas viven menos y también en peores condiciones. Las desigualdades sociales en este sentido se convierten en un factor de solidaridad hacia las clases acomodadas. Los expertos no han dicho nada al respecto, un “olvido” difícil de entender.
Igualmente, el Informe plantea desligar la revalorización anual de las pensiones vigentes, desvinculándolas al IPC, lo que puede llegar a producir, según se aplique (con “suelo” o tope, o sin él), no ya una pérdida de poder adquisitivo, como en estos dos últimos años, sino una bajada del importe real de la pensión. Una cuestión que puede entrar en flagrante contradicción con la jurisprudencia del Tribunal Constitucional en relación con el Art. 41 de la Constitución.
El informe es una mentira interesada, revestida de elementos técnicos y adornada de un falso discurso de objetividad y neutralidad. Ni su diagnóstico ni sus conclusiones resisten un examen riguroso. Se instrumentalizan las predicciones demográficas y se obvia cualquier tipo de análisis sobre los elementos económicos que rodean al sistema de pensiones para concluir, de manera forzada, que el mismo es insostenible. En definitiva, viene a construir el argumentario que necesita el Gobierno para proceder a un nuevo hachazo a los derechos de los trabajadores y trabajadoras, satisfacer las demandas de la troika tras el rescate bancario y privatizar una de las columnas vertebrales del estado del bienestar para transformarlo en negocio de quienes han propiciado la crisis y han estafado a la ciudadanía. El cuestionamiento y deterioro de las pensiones públicas tiene el objetivo no declarado de promocionar los sistemas complementarios de pensiones que, pese a presentar unos resultados negativos en los últimos años, (no se puede olvidar que su rentabilidad en muchas ocasiones se vincula a los mercados financieros especulativos), no han merecido la atención de los expertos.
Quizá para no desnudar la verdadera intencionalidad de la lógica político‐económica subyacente al cuestionamiento sistemático de los sistemas públicos.
Nuestro sistema de pensiones es uno de los más baratos de la Unión Europea, su coste global está entre 2 y 5 puntos porcentuales por debajo de los de la UE, los importes de sus pensiones contributivas son un 25% inferior a la media europea y un 50% en el caso de las no ontributivas. En el caso de las mujeres la diferencia es todavía mayor ya que sus pensiones son, de media, un 39% menores a las de los hombres en la UE y un 34% en España.
En este contexto es totalmente incomprensible el voto favorable al Informe, del experto enviado por CCOO, a su vez responsable del gabinete económico Confederal, así como su Escrito del 19 de junio a la Comisión del Parlamento, con su posición, sin que hasta ahora se haya dado una explicación convincente, ni exigido responsabilidad alguna, lo que ha puesto en grave riesgo la credibilidad de nuestro sindicato en un
momento tan delicado como el que está pasando.
En estos momentos es imprescindible y exigible la máxima claridad en las actuaciones del sindicato. No podemos seguir equivocándonos, ni mirar para otro lado, Existe una responsabilidad que debe depurarse y eliminar cualquier duda que pudiera recaer sobre nuestra organización sindical.
La posición de intentar “gobernar el sistema desde dentro” nos ha llevado, en reiteradas ocasiones, a favorecer reformas que, lejos de situar la pensiones fuera de las presiones especulativas, vienen a reforzar la excusa neoliberal de una supuesta necesidad de aceptación de recortes sociales como única vía de salida de la crisis.
El Sector Crítico, manifiesta:
a) Es absolutamente intolerable y nos opondremos a cualquier recorte de pensiones que se pretenda imponer y/o negociar. El sistema de Seguridad Social no está en peligro. Ante la posible apertura de un nuevo proceso de negociación alrededor de esta materia, Comisiones Obreras debe contar con una plataforma reivindicativa que debe ir más allá de defender mantener el diseño que actualmente está vigente. La Ley 27/2011 contiene elementos que deben revertirse desde el momento en que se demuestra que no sirven para
blindar el sistema sino empobrecerlo.
Recuperar la edad de 65 años como edad legal de jubilación en todos los casos, recuperar el periodo de cómputo de cara al cálculo de la Base Reguladora de los últimos 15 años, recuperar los 35 años de cotización para el acceso a una pensión sin coeficiente reductores derivados de la carrera profesional, eliminar todos los recortes que se han impuesto en el subsidio por desempleo de mayores de 52 años, subsidio ntimamente ligado a los derechos de jubilación del trabajador o trabajadora y establecer un sistema razonable y satisfactorio de jubilación anticipada y de jubilación parcial, deben ser cuestiones que, de forma ineludible, deben contemplarse en las propuestas de CC.OO. y defenderse como elementos esenciales del sistema en el proceso de negociación.
b) Es imprescindible que, como se aprobó en el último Congreso Confederal, se estudie el impacto de género de cualquier medida dirigida a modificar nuestro ya insuficiente sistema de pensiones. Las mujeres en España son las perceptoras de las pensiones de menor cuantía y de la mayoría de las no contributivas.
c) El compromiso de la C.S. de CCOO con la defensa del sistema de pensiones debe ser total y absoluto. Cualquier actuación del Gobierno dirigida a recortar derechos que actualmente se protegen en el sistema de Seguridad Social debe ser contundentemente contestada por el sindicato con las movilizaciones que sean necesarias, incluida la Huelga General.
d) Proponemos que dado que las pensiones son algo fundamental para el futuro de millones de personas, el sindicato debe organizar un verdadero debate técnico y político, abierto a la ciudadanía, donde se elabore un auténtico plan con alternativas, conocidas y respaldadas por el conjunto social, incluso a través de un referéndum.
Cualquier proceso de negociación que lleve a cabo CCOO debe ser un ejercicio de transparencia y de información a la sociedad en su conjunto y, los posibles acuerdos que pudieran suscribirse, deberán contar con el respaldo mayoritario de nuestra afiliación tras un proceso de debate, consulta y participación. La legitimidad del proceso se debe ganar también, y es un elemento fundamental, en la forma de toma de decisión, nos jugamos mucho de la credibilidad del sindicato. Venimos demandando al Gobierno que someta su política económica a Referéndum ya que está muy distante de aquella con la que se presentó a las últimas elecciones generales, por ello es más necesario que nunca, comprometer al sindicato para que cualquier toma de decisión que pudiera adoptarse, no puede circunscribirse exclusivamente al ámbito de los órganos de dirección y debe contar con la participación del conjunto de la afiliación.
4 de julio 2013

Más confusión no, por favor

julio 1, 2013

Aunque tiene fecha 19 de Junio, acabo de conocer con sorpresa, perplejidad e indignación el escrito dirigido al Congreso de los Diputados por el experto de CCOO en la Comisión del Pacto de Toledo, Miguel Ángel García. Se trata de una comparecencia solicitada por la Cámara, al igual que al resto de los miembros, acerca de su posición en la participación en el Informe sobre el factor de sostenibilidad del sistema de pensiones, que tanto malestar ha producido en una gran parte de la afiliación al sindicato.
Pues bien, el citado experto, excusando no poder realizar personalmente la comparecencia, se ratifica por escrito en todos y cada uno de los puntos recogidos en el voto particular que hizo el día 7 de Junio pasado, con aquella famosa rueda de prensa defendiendo el SI al Informe rodeado de lo más granado de los “sabios” afines a la gran banca y a las aseguradoras privadas.
La dirección Confederal se desvinculó de dicho informe en su declaración del 11 de junio, donde se recoge que “es consciente del desconcierto que tal situación está generando entre la opinión pública y nuestros afiliados y afiliadas” y que “dicho Informe de los expertos no recoge la posición de CCOO sobre el futuro de las pensiones y en ningún caso nos sentimos vinculados a él”. Añadiendo, además, que “asume cometió un error al haber aceptado la participación de una persona asociada al sindicato en una comisión profundamente desequilibrada”. Además del comunicado, creo que faltó tomar otras medidas al respecto.
El nuevo escrito presentado en el Congreso, contribuye nuevamente a aumentar el “desconcierto” de nuestra afiliación, al seguir ostentando la responsabilidad de Coordinador de Gabinete Económico de CCOO, una persona que hace caso omiso de la opinión mayoritaria de la afiliación y de la posición del máximo órgano de dirección. Por el contario, continua como si nada hubiese ocurrido o estuviera por encima de lo que piensa la organización de la que depende y de la que sigue siendo asalariado.
El informe de los expertos sobre las pensiones, según distintos analistas, contiene errores económicos y matemáticos demostrados, pero lo que a mí me preocupa enormemente es el transfondo ideológico que recorre todo su contenido, fruto de la composición mayoritariamente neoliberal de sus miembros, que el gobierno de Rajoy está utilizando para justificar el recorte de las pensiones. Como decía el experto que voto NO, “el interés del Gobierno español era tratar de dar cobertura “científica”, a través de un Comité de Expertos, a una reforma del sistema público de pensiones enfocada, no sólo, ni en primer lugar, a las sostenibilidad a largo plazo de sus finanzas, sino a contribuir a alcanzar los objetivos de déficit público a corto plazo”.
Cuando se entra al fondo de la cuestión, se aprecia lo indeleble de los argumentos «técnicos», asi como el juego interesado del doble razonamiento falso que se viene utilizando para justificar los recortes: Uno, el de su insostenibilidad a largo plazo, que nadie ha podido demostrar rigurosamente como han expuesto en multitud de ocasiones economistas muy reconocidos. Actualmente, las pensiones cuestan en España un 10% del PIB y según la UE, en el 2050 costarán un 14%. Esto es menos de lo que hoy gasta en pensiones Francia o Italia. Y otro, aceptar que para hacer frente al desequilibrio financiero que pueda provocar esa pretendida insostenibilidad lo que hay que hacer es solo actuar por la vía de reducir el gasto, disminuyendo las pensiones y no aumentando los ingresos, es decir, mejorando la distribución de la renta para que así haya más salarios y más cotizaciones, el empleo decente, sobre todo el femenino, la productividad, destopando las cotizaciones de los salarios más altos, y en última instancia, los ingresos a través de los Presupuestos Generales del Estado. Es decir, poniendo en marcha políticas justamente contrarias a las que se están aplicando y que han provocado la crisis que estamos sufriendo.
Ahora estamos en una crisis en la que se ha perdido más de tres millones de puestos de trabajo y los intereses económicos vuelven a sembrar las dudas sobre la sostenibilidad del sistema. Pero la solución está en volver a crecer, no en degradar la protección social, y pensar en las personas como eje central. Lo que sí habría que poner en duda es la solvencia técnica y social de los gobiernos que nos han tocado en estos duros años.
Este intento de vuelta de tuerca en torno al sistema público de pensiones se añade a la reforma de 2011, acordada entre el gobierno socialista, CCOO y UGT, que acaba de entrar en vigor y ya va a significar un recorte importante de las pensiones medias, al endurecer los requisitos de percepción y alargar la edad de jubilación, que se hizo, según se explicó en su día, para “blindar” el sistema hasta el 2032 y con la que el Sector Crítico de CCOO estuvimos en contra, con sólidos argumentos, al entender que no había motivos y que se trataba de una imposición más de Bruselas con sus ansias sin limites de acabar con toda protección social.
Es por ello imprescindible y urgente una nueva y contundente descalificación pública de estos comportamientos que tanto daño están haciendo a CCOO. Espero que en la comparecencia de CCOO del lunes en el Congreso, el responsable político en la Comisión Ejecutiva del tema de pensiones, explique claramente la posición de nuestro Sindicato, contrario a este infausto informe, y se oponga, frontalmente y sin matices, a cualquier recorte de las pensiones futuras y presentes, a pesar de que en otras muchas ocasiones su discurso y planteamientos hayan sido demasiado coincidentes con los de el tantas veces citado y ya famoso experto.

Salce Elvira

Aquí tienes acceso el ESCRITO dirigido por Miguel Ángel García Díaz a la Comisión del Pacto de Toledo del CONGRESO DE LOS DIPUTADOS DE ESPAÑA en relación con la comparecencia solicitada sobre su participación en el Informe sobre el factor de sostenibilidad del sistema de pensiones:

Factor de sostenibilidad de las pensiones MAGD al Congresos de los Diputados Jun2013

 

EL SECTOR CRÍTICO ANTE EL VOTO FAVORABLE DEL REPRESENTANTE DE CCOO EN EL INFORME DE LOS EXPERTOS SOBRE PENSIONES.

junio 8, 2013

Hoy se ha hecho público el Informe del grupo de expertos nombrados por el gobierno de Rajoy, la mayoría afines a la gran banca o a las compañías de seguros, con presencia de un representante de CCOO y otro de UGT, en el que se hacen propuestas sobre el futuro sistema de pensiones. En él inciden en el llamado ‘factor de sostenibilidad’, que supondrá endurecer los periodos de cálculo y nuevo recorte de las pensiones actuales y futuras.

De los dos representantes de los sindicatos, SOLO EL DE CCOO HA VOTADO A FAVOR DE DICHO INFORME, haciéndolo público a todos los medios de comunicación, en una rueda de prensa rodeado de los representantes de la gran banca, empresas aseguradoras y de fondos de pensiones privadas, lo que supone un nuevo golpe a la imagen y credibilidad de nuestro sindicato, máxime cuando tal posición no ha sido ni debatida ni informada a la organización.

Ante la gravedad de los acontecimientos sucedidos, indignación y alarma  producida en la afiliación, el Sector Crítico de CCOO demanda:

1. POSICIÓN CLARA Y RECHAZO CONTUNDENTE AL MÁXIMO NIVEL, DEL CONTENIDO DEL INFORME.

2. DESCALIFICACIÓN PÚBLICA DEL REPRESENTANTE DE CCOO, EN EL COMITÉ, MIGUEL ANGEL GARCIA, (ASALARIADO DE CCOO) QUE HA ADOPTADO DICHA POSICIÓN, SI ES QUE HA SIDO TOMADA DE FORMA PERSONAL, EXIGIENDO LAS RESPONSABILIDADES OPORTUNAS.

Madrid, 7 de Junio de 2013

PRIMERAS REFLEXIONES DESPUÉS DEL X CONGRESO DE CCOO

febrero 26, 2013

Acaba de celebrarse el Décimo Congreso Confederal de CCOO, acontecimiento importante, tanto para los afiliados y afiliadas como para el conjunto de la clase trabajadora, al tratarse del primer sindicato del país, es por ello que los documentos aprobados y la estrategia que se lleve a cabo en el futuro va a tener repercusiones sociales, políticas y económicas importantes en los próximos años.

La acción sindical va estar marcada en el próximo periodo por un momento socioeconómico de extrema gravedad, en la que coinciden la insoportable crisis económica y social, la corrupción que mina los pilares básicos de la democracia y el desapego y la falta de credibilidad de las instituciones, tanto políticas como sindicales.

Los seis millones de personas en paro, el aumento de la pobreza y la exclusión social, que hacen de España el estado con mayor desigualdad en la distribución de la renta en la Unión Europea, exige políticas valientes, claras  y a la ofensiva del movimiento sindical y de la izquierda en general.

A todo lo anterior hay que añadir el recorte de derechos laborales producto de las tres últimas reformas del Estatuto de los Trabajadores, que destruye la mayoría de las conquistas de la clase obrera, y los ataques sistemáticos a la sanidad, educación, desahucios, etc. etc.

En las ponencias aprobadas, hay avances en las alternativas  que permitan hacer frente a estas agresiones y también insuficiencias. Entre los primeros, se ha enriquecido del texto original con la inclusión de enmiendas, en su inmensa mayoría del Sector Crítico, que recogen la necesidad de una renta mínima para todos los ciudadanos, el aumento de las prestaciones al desempleo, necesidad de luchar contra las empresas privadas de colocación, entre otras.

Sin embargo y  según mi opinión, se ha perdido la ocasión de ir más lejos en nuestras propuestas, en especial en lo referente a una apuesta decidida a medio y largo plazo por una banca pública; no entiendo las resistencias del ponente argumentando para su rechazo  que, lo importante no es quien tiene la propiedad sino su función y la eficacia en la gestión, tampoco se ha recogido ni una mínima crítica a la firma del  Acuerdo de Pensiones y la necesidad de aumentar la cobertura de estas, así como el compromiso de mayor participación en las decisiones que se tomen por parte de la afiliación o una crítica más rotunda a como se está llevando a cabo la construcción europea y a las consecuencias del pago de la deuda..

Para finalizar me gustaría sugerir unas primeras reflexiones cara al futuro:

  1. El sindicato de CCOO debe ser cada vez más abierto a la sociedad y adaptado a los nuevos cambios, atendiendo a los sectores y colectivos mas desestructurados y en aumento, llegando a todas estas pequeñas empresas fruto de la externalización y de la precariedad, en la que no se respetan ni los mínimos derechos.

  2. Abrir un debate continuado y no dogmático con los trabajadores y trabajadores, debatiendo nuestras propuestas y alternativas y aceptando sus sugerencias, construyendo juntos la alternativa y consultando antes de la toma de decisiones importantes que les afecten.

  3. Continuar y ampliar la “política de Alianzas” abriéndonos a nuevos sectores y colectivos para la defensa de los derechos, lo público y la democracia, implicando a los jóvenes de forma prioritaria. El Punto de partida para una política sindical de alianzas en el momento actual debe ser el reconocimiento de la existencia de zonas de intersección en la actuación de los sindicatos, de los partidos de la izquierda y de las organizaciones sociopolíticas preocupadas por los derechos sociales.

  4. Apuesta decidida por un sindicalismo sociopolítico, seña de identidad de CCOO desde su fundación, donde el salario indirecto, la lucha contra las privatizaciones y el reparto de la riqueza, debe ser objetivo estratégico de nuestra actuación y más necesario que nunca.

  5. Aceptar y mimar la pluralidad interna, con respeto a la discrepancia como fórmula colectiva de construcción de la opinión, hemos de ser conscientes de la clase trabajadora es plural y diversa y nosotros y nosotras no podemos sino aspirar a representar también esa diversidad en nuestro sindicato. Difícilmente podemos ser creíbles hacía afuera si no se empieza a practicar en casa, aunque sea más complicado  gestionarla y esto no es cuestión del tamaño de las direcciones sino del talante y la voluntad de quién en cada momento tiene la responsabilidad de hacerlas funcionar.

  6. Actualizar y concretar qué se entiende por “diálogo social”, mitificado en exceso en los últimos tiempos, y el margen, a mi modo de ver, casi inexistente que existe para llegar a alcanzar acuerdos que cambien realmente la situación, con un gobierno como el actual y una patronal incapaz de cumplir ninguno de los que se ha llegado.

Estas son unas primeras y rápidas pinceladas. Tiempo habrá de profundizar en otras muchas, necesarias y urgentes que permitan  poner al día el sindicalismo en España herramienta imprescindible para la igualdad, la solidaridad y el cambio hacia una sociedad más justa.

Salce Elvira

Secretaria Confederal de I+d+i del 9º al 10º Congreso

COMUNICADO DEL SECTOR CRITICO ANTE EL 10º CONGRESO CONFEDERAL DE CCOO

febrero 26, 2013

En el marco del Congreso Confederal que estamos celebrando, el Sector Crítico de

CCOO quiere manifestar lo siguiente:

1. Renovar su compromiso con CCOO, ante los ataques neoliberales con recortes imparables de derechos conseguidos con muchos años de lucha obrera que estamos sufriendo.

2. Defender la democracia interna, el respeto a la pluralidad y participación de todas las sensibilidades en el gobierno de la organización sin exclusiones.

3. Reforzar la acción sindical y la militancia en las empresas, pidiendo opinión y participación de los trabajadores y trabajadoras cuando se tomen decisiones que les afectan y se firmen acuerdos.

4. El Sector Crítico en el futuro seguirá aportando y enriqueciendo la acción diaria de CCOO desde la militancia de miles de compañeros y compañeras, como lo hemos demostrado siempre y continuaremos aportando nuestras propuestas igual que lo hemos hecho con nuestras enmiendas en el proceso congresual.

5. Defenderemos siempre la democracia interna y el derecho a la libre expresión de las ideas desde la lealtad a CCOO porque la pluralidad debe seguir siendo una de las señas de identidad de nuestro sindicato.

Estas son las premisas por las que formamos parte de la candidatura unitaria que se somete hoy a votación, especialmente en un momento de graves agresiones sociales que necesitan la máxima unidad de la clase trabajadora.

Madrid, 22 de febrero de 2013

¿VUELVEN LOS TIEMPOS “OSCUROS” EN CCOO?

julio 5, 2012

El lunes día 3 de Julio de 2012 estaba convocada reunión del Secretariado Federal preparatorio de la Comisión Ejecutiva del día 12 de Julio de 2012.

Antes de comenzar con el orden del día de la reunión, Enrique Fossoul, secretario general de la FSC, interviene, manifestando que los cuatro  miembros que pertenecen al Sector Crítico, con las responsabilidades de: afiliación, desarrollo organizativo, migraciones y salud laboral, “habían perdido SU confianza”, manifestando que no se puede ser Gobierno y Oposición, poniendo como justificación el anuncio de alguna enmienda en las ponencias congresuales o denuncias desde diversos territorios ante situaciones que entendemos atentan contra los Acuerdos y Estatutos de CCOO.

Con estos argumentos se les solicita que abandonen inmediatamente la reunión, cesándoles de sus responsabilidades, dado que pretende tratar temas, solo con los de su confianza, en los que no deben estar presentes.

Previsiblemente en la próxima Comisión Ejecutiva del día 12 de Julio de 2012 se procederá a su destitución formalmente. y a retirar los medios, liberaciones, etc.

Estos hechos son de una gravedad  inadmisible en una organización democrática  como es  CCOO, que deben ser corregidos.

 SEGUIREMOS INFORMANDO.

ANTE EL X CONGRESO DE CCOO ACTUALICEMOS NUESTRA ESTRATEGIA AL SERVICIO DE LOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS.

junio 14, 2012

En unos meses tendrá lugar el Décimo Congreso Confederal de CCOO, momento para actualizar y poner al día la estrategia y los objetivos sindicales de los próximo cuatro años.

Este Congreso se celebra en un momento socioeconómico muy difícil para los trabajadores y trabajadoras y la sociedad en general, crisis que los poderes económicos, unidos a que muchos gobiernos, el mejor ejemplo es actual del PP, quieren aprovechar para arrasar con los derechos conseguidos con muchos años de lucha.

La situación en la que afrontamos este Congreso difiere de lo que ocurría hace cuatro años.

En este periodo, la situación social y laboral de la gran mayoría de población española, especialmente de la clase obrera, se ha deteriorado de forma muy rápida y las perspectivas futuras no son nada esperanzadoras. Así el desempleo ha pasado de 3.207.900 personas en el 4º trimestre del 2008 a 5.639.500 en el 1º del 2012 y se han perdido casi dos millones de puestos de trabajo.

La protección social sigue disminuyendo, desde la atención a la dependencia a la protección al desempleo ‐más de dos millones de personas paradas no cobran ningún tipo de prestación‐ y un 22% de la población está por debajo del umbral de la pobreza. El desempleo juvenil supera el 50% y se anuncian aún mayores medidas de austeridad, orientadas contra los más desfavorecidos.

Las contrarreformas que se están imponiendo con recortes en el ámbito laboral, sanidad y educación, ataque frontal al sector y a los servicios públicos, etc., tienen como único objetivo el retomar el poder y la hegemonía de los intereses de los que provocaron la crisis: el poder económico y financiero destruyendo el ya muy mermado estado de bienestar que hemos ido consiguiendo con muchos esfuerzos y luchas.

También se confirma que, a medida que se despojan las conquistas sociales a la clase trabajadora, el Estado necesita aumentar la represión ante los que se movilizan, como lo están demostrando las sanciones y condenas que producidas a raíz de las manifestaciones y la última huelga general, a las que deberemos responder contundentemente, en defensa de las libertades democráticas.

Esta situación exige del movimiento sindical y en especial de CCOO, replantear la estrategia, nacional e internacional, actualizando los medios, objetivos y formas de trabajo tanto externa como internamente.

Tenemos una organización con algunos vicios y costumbres adquiridas a través de los años, a las que no ha sido ajena la etapa de crecimiento económico, que se pensaba iba a ser indefinido, un periodo de bonanza que no ha sido debidamente aprovechado para ampliar el poder sindical y aumentar el estado de bienestar: Se aceptaron sacrificios desequilibrados, con recortes en el mercado de trabajo (abaratamiento del despido, pensiones, bajada de cuotas empresariales, etc.,) que se han demostrado ineficaces en la creación de empleo y no mejoraron de forma global las condiciones de trabajo.

Las reflexiones que van a continuación son una aproximación personal a la propuesta y al debate sindical, que haremos en los próximos meses:

Sindicato abierto a la sociedad y adaptado a los nuevos cambios

Es sabido que el modelo de producción industrial donde nació el sindicalismo ya no es el mismo, aunque aún existan empresas, sobre todo industriales, que agrupan centenares y miles de trabajadores y trabajadoras y donde tenemos una gran implantación, han irrumpido con fuerza sectores y colectivos más desestructurados, fruto de la externalización de las relaciones productivas, con menos derechos y menos poder contractual, muchos de ellos dependientes de pequeñas empresas, en las que es muy difícil organizar la resistencia y la lucha, unido a la precariedad en el empleo.

Si queremos influir y atraer a estos millones de personas será necesario salir de las sedes y de los locales sindicales e ir a las empresas, para debatir con ellas, oír su punto de vista, saber sus problemas y poder construir juntas alternativas y propuestas.

La política de alianzas debería jugar un papel primordial. La defensa de lo público: sanidad, enseñanza, protección social, se hace con plataformas en las que participen todos los colectivos posibles, implicando a los jóvenes de forma prioritaria.

El sindicato socio‐político que defiende Comisiones Obreras exige situar el salario indirecto dentro de los objetivos estratégicos de nuestra actuación, y ello es ahora más necesario que nunca, ante tamañas agresiones a las condiciones de vida y trabajo de la gran mayoría de la población. Es en este contexto donde el territorio es el lugar apropiado para ello, de ahí la colaboración imprescindible y cada vez más estrecha, sin rivalidades entre las uniones territoriales y las federaciones sectoriales, sin menospreciar el papel de cada ámbito.

Sindicato de la movilización y la negociación.

La función última del sindicato es organizar a los trabajadores y trabajadoras para defender colectivamente sus intereses, por lo que solo coordinando la resistencia continuada y la movilización sostenida, contra las agresiones que se están produciendo para eliminar unos derechos y libertades duramente logrados y las que vendrán, podremos avanzar en nuestras metas.

Para ello es necesario que nuestras propuestas lleguen y se enraícen en amplios movimientos más allá del sindical. Solo si somos capaces de transmitir de forma clara y concisa nuestras alternativas y denuncias lograremos poner en píe un movimiento popular capaz de conseguirlas.

Otro aspecto a potenciar es el de la autonomía e independencia del sindicato. A veces se nos ve excesivamente institucionalizados y más próximos al poder que a los centros de trabajo, demasiado dependientes de una concertación social que no siempre ha dado los frutos esperados.

Tenemos que popularizar y debatir en los centros de trabajo una plataforma sencilla, creíble, que anime a su defensas Se han elaborado documentos con alternativas, pero se debería concretar algunas propuestas y mensajes claros y contundentes, con un lenguaje fácil de entender, como: control democrático de la riqueza, una nueva fiscalidad más justa, para que paguen los que ahora no hacen lo que les corresponde, creación de una banca pública de verdad, nuevas leyes laborales para que la democracia entre en las empresas, empleo decente con legislación que apoye al trabajador y la trabajadora, empezando por cambiar las últimas reformas laborales, aumento de la protección social en pensiones, desempleo, lucha contra la pobreza con la instauración de un salario social, reducción de la jornada de trabajo, etc.

El sindicato de la participación, la democracia y la pluralidad.

Con una situación de crisis económica, ataque a los sindicatos de clase por los poderes políticos, económicos y medios de comunicación de la derecha, es más necesaria que nunca la pluralidad y la participación, abrirnos cada vez más a la sociedad rompiendo definitivamente con los vicios y la exclusiones que se han dado en épocas pasadas y que, por desgracia, todavía existen en ciertas organizaciones de CCOO.

La etapa que se abrió con el 9º Congreso Confederal, de participación de todas las sensibilidades en el gobierno de la organización, después de 12 años de exclusión de las personas que conformábamos el Sector Crítico, debe ser un valor a mantener, potenciar y extender al conjunto de la organización, como reflejo de la diversidad y pluralidad que existe en el sindicato y entre la clase trabajadora y ello incluye el derecho a la legítima discrepancia y la dirección colectiva efectiva del sindicato, no solo con la presencia testimonial.

Es necesario reforzar la acción sindical y la militancia en las empresas, informando y pidiendo opinión y participación, en todos los casos, tanto cuando hay que movilizar, como a la hora de firmar acuerdos, especialmente si afectan al futuro de millones de personas, como el último acuerdo de las pensiones. Solo desde el trabajo continuo con y entre los trabajadores y las trabajadoras podremos recobrar el prestigio y la confianza en ciertos ámbitos y sectores e incorporar a nuevos colectivos. No hay democracia sin participación.

Necesitamos cada vez más un trabajo en equipo, no “super‐dirigentes” que acaparan todo el poder de decisión y se rodean de unos cuantos fieles no conflictivos: La pluralidad democrática es fuente de riqueza, aunque sea más complicado el dirigir los equipos.

Por último, me referiré brevemente a lo que parece será uno de los objetivos estratégicos del próximo Congreso: la reducción del tamaño de los órganos de dirección. Dado el mimetismo que existe en las organizaciones de plasmar de arriba abajo cualquier recomendación y como experiencias anteriores han demostrado, sería un grave error el restringir órganos de dirección en todas las estructuras, o reducir el número de miembros  de forma generalizada, como el “bálsamo” que cura todos los males. Se pueden tener unos órganos muy reducidos y aumentar la burocracia y la lejanía de los trabajadores y trabajadoras. Esta medida solo tiene sentido si colabora a la reducción del gasto, pero el mimetismo que demasiadas veces se produce en las organizaciones no suele ser lo mejor, ya que no es lo mismo los que ocasionan las convocatorias en una comunidad autónoma con varias provincias que las uniprovinciales.

Es necesario, existan o no problemas financieros, potenciar la cultura de austeridad en todas las organizaciones, tanto políticas como sindicales, ampliando el trabajo militante a todos los niveles y en todos los órganos de participación y dirección, así como adaptar el horario de reuniones para que puedan participar las compañeras y compañeros que no tienen tiempo sindical, prestando especial atención a la conciliación de la vida familiar y asegurar una representación equilibrada entre mujeres y hombres.

Para concluir estas primeras reflexiones, que habrá ocasión de ampliar y confrontar en un debate franco y sincero, la situación actual y lo que se deriva de ella, no puede llevarnos a la resignación, la derrota o el conformismo. Cambiarla no va a ser fácil y exigirá una gran labor continua de reconquista ideológica, de concienciación de los valores de la izquierda, de explicación de las alternativas, así como de imaginación, firmeza y puesta en práctica de nuevas formas de acción sindical y mucha, mucha democracia, para que exista la libertad de opinión y respeto a la diversidad que representa la clase obrera en general y los y las jóvenes que deben incorporarse a nuestro sindicato.

Nos jugamos mucho en la próxima etapa, podemos y debemos estar a la altura de lo que se nos demanda: ganar la batalla contra la crisis, la injusticia y la insolidaridad, saliendo de ella renovados y con la confianza de los trabajadores y las trabajadoras en CCOO, como la mejor herramienta para construir una sociedad más justa.

Salce Elvira

Ejecutiva Confederal de CCOO